El Municipal – El «planero» siempre es el otro: ¿Y usted, no?